Archivos Mensuales: octubre 2016

Volví.

De los fracasos se escribe la mejor literatura. De las pérdidas, los mejores poemas. Del dolor, la enseñanza.

No sé qué decirte, abuelo. Cuando te fuiste en 1998, te puedo contar que el mundo ha cambiado mucho. No tengo muy claro qué pensarías de las redes sociales. Sé que te horrorizaría que todo el mundo te cuente sus intimidades pero al mismo tiempo sé que te gustaría esta nueva herramienta.

Viviste el siglo XX como nadie. Kennedy, Castro, el Che, Kissinger, Arafat y todos ellos. Educaste a una hija que es una feminista política de cuidado. A mí me hiciste observadora (es tu culpa).

Sé que te gustaría que te contara de Teté y Pole, mis nanas. Ellas me educaron y me hicieron la persona que soy, para bien o mal. Sé que te gustaría que escribiera, porque me educaste para hacer eso, cada quince días, y perfecto.

Te encantaría saber las aventuras en las que me he metido. Y sé que no te sorprenderían. Me educaste para esto.

Quizá es una paradoja. Me educaste para preguntar. La quinta W es el ¿por qué? Y eso es lo que intento hacer.

Te quiero,

 

 

Verónica

Anuncios