Compartir

Hay canciones que siempre me han acompañado en cada paso de mi vida. Hoy, mientras caminaba en la Ciudad de México (sí, le llamaré Ciudad de México que aunque haya nacido aquí soy una provinciana por haberla dejado a los siete años), llevaba una canción en la mente. You can’t always get what you want.

Nobody said it was easy. What’s puzzling you it’s the nature of my game. Grab your things I’m going take you home. You say goodbye and I say Hello.

Creo que debo de ser de las que menos espían en los perfiles de otras personas en Facebook. No me interesa meterme en la vida de otras personas, mucho menos cuando la información (personal) puede hacerte daño. Pero, ¿de quién es la culpa? ¿Del que la comparte o el que la espía?

Tras semanas de pensarlo, creo que el problema es no decir las cosas de frente. Cuesta aceptar los errores, las metidas de pata, pero hay que hacerlo. De nada sirve hablar de espaldas.

Dada vez veo a más amigos agobiados por lo que “pudo haber pensado” una persona de haber leído lo que escribió en una red social. Compartir se trata de hablar de algo que puede ser constructivo o positivo para la vida de alguien más. Y, honestamente, creo que la herramienta maravillosa que hace que ustedes lean las tonterías que escribo desde su iPhone o Galaxy o lo que sea es una maravilla en sí.

¿Qué es necesario compartir? Nadie compartiría veneno. No confundir una botella lanzada al vacío a un mar que va dirigida a una sola persona con algo que puede ser un mensaje que inspire a otros tantos. Se comparte buena comida, buenos sentimientos. Se comparte porque se quiere.

He conocido a varios de mis mejores amigos gracias a las redes sociales. He descubierto una voz que no sabía que tenía gracias a este aparatejo. Y también he aprendido, por el lado duro, que tirar veneno no sirve de nada.

No pierda el tiempo en decirle a nadie su dolor. Dígaselo de frente. Las redes sociales son un arma, pero como en otras ocasiones, es mejor dejar en casa lo que uno siente. Cuando uno se cae, aprende.

Creo que hace más daño un stalker en redes sociales que alguien que habla de más. Creo que hace falta ser sincero con quien puedes hablar en persona que enviarle un mensaje vacío por una de estas mentadas redes sociales. Creo que lo que importa, y lo que nos reta, es decir las cosas. En vivo. Como siempre.

Redes sociales. Úselas con cuidado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s