Cantinflear

No se puede hablar de democracia cuando en México no hubo una dictadura, porque no la hubo. ¿O sí? ¿El PRI fue una dictadura? Decía Vargas Llosa que era “la dictadura perfecta”, y entonces como la dice un extranjero es como que sí pero en realidad no. Lo dice un extranjero entonces algo entiende pero en realidad no lo entiende porque no percibe nuestra realidad.

Dicen que en nuestro país ha habido una guerra en los últimos años, ¿pero ha sido una guerra? No pudo haber sido una guerra. Porque no fue guerra al final. El presidente Felipe Calderón dijo al final que era una ofensiva. Juan Camilo Mouriño, su número dos, su mejor amigo, su secretario de Gobernación, el urdidor de la polémica guerra contra el narco, murió cuando su avioneta se estrelló en la Ciudad de México en el único suceso de esta naturaleza que ha ocurrido en la capital en 100 años. Pero fue un accidente, decía Calderón, mas a partir de ese momento, en 2008, emprendió una ofensiva tan desordenada como aguerrida. Dijo que la muerte de Mouriño fue un accidente, pero calificó su lucha (la guerra contra el narco), hace unos días, como noble por su objetivo. Hubo muertos, pero estaban implicados. Murieron dos secretarios de Gobernación en sendos sucesos calificados como accidentes según fuentes oficiales, así que no eran bajas de guerra. Fue una guerra, pero no, porque al final fue ofensiva, una que comenzó en su tierra, en Michoacán en la que dio por muerto al líder máximo del capo que mandaba ahí, a Nazario Moreno, al que para desmentir tal baja se podía preguntar a cualquier vendedor de carnitas en Quiroga y que en 2014 resultó que no estaba muerto y que andaba de parranda, literal.

Su sucesor, Enrique Peña Nieto, ya de plano ni quiere mencionar el tema, el está moviendo a México a golpe de reformas y mejor ignorar que pasan cosas espantosas en este país.

El PRI nos gobierna pero ya no es el viejo PRI, es el nuevo PRI pero con el mismo logo, los mismos líderes (o sus sucesores, en el caso de los fallecidos), y el mismo modus operandi. O sea que no es el PRI pero es el PRI, pero en mejor.
La reforma energética era necesaria, no garantiza la transparencia pero era necesaria, era mejor de lo que teníamos, porque Pemex no se podía mantener sola ya, así que había que cambiar, ¿hay poder para detener los monopolios? Hay que darle el beneficio de la duda. La reforma era necesaria.

¿Hay libertad de expresión? La hay, pero tantito. No espantemos a los inversionistas. Sí, hay riesgos. Pero no somos Sierra Leona, ¡en Brasil hay más asesinatos, pero se venden mejor!, dicen que en Colombia matan más, mejor no digamos nada. Matan periodistas, les pagan poco, los directivos prefieren mantener acuerdos con el Gobierno antes de apostar por investigaciones porque es mejor no hacer preguntas.

Hay miedo.

México intercambió el oro por espejos porque siempre ha tenido fascinación por ellos, porque nunca ha creído en su reflejo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s