La muerte joven y la muerte vieja

El dolor. La muerte. La muerte temprana, dolorosa e hiriente. La muerte vieja, añeja y feliz.

Mi hermano Eduardo suele decir que de los Premios Nobel, el de Literatura es el más flojo. Que es como un óscar. Que no es un Nobel “de verdad”. A mi hermano, matemático, hasta los economistas le suenan como practicantes de una ciencia “que no es seria”. Imagínense lo que opina de los escritores. O de los periodistas. Ya ni hablemos del Nobel de la Paz.

Pero un día leyó Cien años de soledad. Y Gabriel García Márquez, un periodista colombiano barranquillero-cartaginés-de-nueva-tierra le enamoró. Viajó con Aureliano Buendía, y se interesó por las historias de Macondo.

De Cien años de soledad nació un pequeño escritor, que ahora ejerce (casi de incógnito) en los misteriosos campos de la literatura, muy lejanos a su mundo de números, axiomas y realidades tangibles y cien por cien comprobables.

Hoy le avisé que había muerto Gabo. Los dos compartimos la muerte de nuestro hermano Antonio, a los 23 años.

Verónica: “Ha muerto García Márquez”.
Eduardo: “¿Hace cuánto?”.
V: “Hace veinte minutos. 87 años”.
E: “Vivió muchos años, entonces”.
V: “Así es. Una larga, intensa y productiva vida”.

La muerte corta duele, pero marca. Todo lo que haremos va por Toño.

La muerte larga nos enseña, nos consuela, nos cultiva. Gracias, Gabriel. Te leemos pronto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s