Archivos Mensuales: junio 2013

El decálogo de Michael Hastings

1. You basically have to be willing to devote your life to journalism if you want to break in. Treat it like it’s medical school or law school.
“Básicamente, debes de estar dispuesto a dedicar tu vida al periodismo si quieres entrar a esto. Míralo como si fuera la medicina o la abogacía”.

Creo que todos los que nos hemos dedicado a esto lo tenemos más o menos claro. El periodista sabe, desde el minuto uno, que su carrera es 24/7: las veinticuatro horas al día, los siete días a la semana. Tengo sentimientos encontrados al compararme con un médico (ellos salvan vidas todos los días, ¿sabes?), pero la manera en que la carrera te absorbe es similar. Despídete de tus seres queridos y agradece a los que te aguantan. Dedicarás muchas horas del día entregado a esto. Y esto implica irse de la comida de cumpleaños de tu padre, faltar a la boda de tu mejor amiga, llegar siempre tarde a los compromisos sociales… Welcome to our world.

2. When interviewing for a job, tell the editor how you love to report. How your passion is gathering information. Do not mention how you want to be a writer, use the word “prose,” or that deep down you have a sinking suspicion you are the next Norman Mailer.
“Cuando te entrevisten para un trabajo, dile al editor jefe cuánto amas reportear. Que tu pasión es reunir información. No le digas que quieres ser un escritor, no utilices la palabra “prosa” ni que, en el fondo, tienes la sospecha de que eres el próximo Norman Mailer [o García Márquez para términos latinoamericanos]“.

Una verdad del tamaño de una casa. A los jefes no les interesa tener al próximo Premio Nobel de Literatura en sus filas. Es triste, pero es así. Quieren a alguien que resuelva, que se haya leído los periódicos, que sepa más de la actualidad que ellos, que esté dispuesto a estar en la calle y a entregarles la nota lo antes posible. El periodismo es un poco como el fútbol. Hay equipos que juegan mal y ganan, y otros que juegan bonito y pierden. No importa que tu redacción no sea digna de un premio, lo importante es que sepas de lo que estás hablando. Más tarde conseguirás jugar bonito y meter los goles. Pero eso viene más adelante.

3. Be prepared to do a lot of things for free. This sucks, and it’s unfair, and it gives rich kids an edge. But it’s also the reality.
“Prepárate para hacer muchas cosas gratis. Es jodido y es injusto y le da ventaja a los niños ricos. Pero es así”.

Leí este punto y lo primero que pensé fue: #GratisNoTrabajo. Lo sé. Y más en estos tiempos. Pero como dice Hastings, es una triste realidad. Algún día la venceremos, pero me temo que está justo por debajo de la lista de “Acabar con el hambre en el mundo”.

4. When writing for a mass audience, put a fact in every sentence.
“Si escribes para un público amplio, menciona un dato en cada frase”.

¡Cuántos artículos se firman en los diarios llenos de frases vacías! Muy bien escritas, pero vacías. Colegas, ustedes y yo lo sabemos. Regla número uno, y esta se la robo a Ángel Santacruz, uno de mis profesores más respetados: “Hay que escribir para que te entienda el carnicero de Cuenca”. Pues eso. Hay que escribir pensando en el señor del mercado que, mientras deshoja tu periódico para envolver una sandía, se interesa un segundo por tu artículo. O para el chico que está buscando historias de Lady Gaga y de repente hizo clic en tu pieza. Debes decirle algo que no sabe. Lo ideal es decir algo que no sabe en cada frase. Sólo nuestras madres se leen los artículos enteros por voluntad. Es un hecho.

5. Also, keep the stories simple and to the point, at least at first.
“Mantén las historias simples y al grano, al menos al inicio”.

Abundamos en el punto anterior. El titular debe de entenderlo la última persona que debe leerlo (yo suelo pensar siempre en mi abuelita, estoy segura que cada uno de ustedes tiene ese lector que, ajeno a todo, no debería de leer el artículo). Si tenemos a un lector interesado en nuestra historia, debe de entenderla de principio a fin. Las palabras domingueras, para el blog –je– o para la biografía. Por cierto, en otro post hablaremos de lo que pienso de la primera persona.

6. You should have a blog and be following journalists you like on Twitter.
“Debes tener un blog y debes de seguir a periodistas que te gusten en Twitter”.

Creo que no hay que darle más vueltas.

7. If there’s a publication you want to work for or write for, cold call the editors and/or email them. This can work.
“Si hay una publicación en la que te gustaría trabajar o bien, escribir para ellos, llámales a los editores o envíales un correo. Puede funcionar”.

Personalmente no lo he intentado, pero estoy segura de que puede funcionar. Un golpe de suerte, un editor malhumorado que busca un nuevo colaborador, un redactor jefe desesperado que busca otro stringer… Eso pasa en las redacciones. Mucho.

8. By the second sentence of a pitch, the entirety of the story should be explained. (In other words, if you can’t come up with a rough headline for your story idea, it’s going to be a challenge to get it published.)
“La segunda frase de tu pitch, la historia debe de quedar clara. En otras palabras, si no tienes un titular claro para tu historia, será muy difícil que la publiques”.

En mi relativamente corta experiencia, sé que a los editores hay que explicarles las frases en los únicos treinta segundos en los que te prestarán atención. Siempre están corriendo, o tienen otra cosa que hacer. Así que hay que aprovechar muy bien esos segundos. Resume tu historia en dos frases. En dos frases tan claras que las entendería el carnicero de Cuenca (o mi abuelita, según prefieras). Citando a otro jefe muy querido: “Si no tienes claro el titular, no lo escribas. Si no entiendes lo que has escrito, ni lo envíes”. Pues eso.

9. Mainly you really have to love writing and reporting. Like it’s more important to you than anything else in your life–family, friends, social life, whatever.
“Lo más importante es que tienes que amar el oficio de escribir y reportar. Como si fuera lo más importante en el mundo. Más que tu familia, amigos, vida social o lo que sea”.

Volvemos al primer punto. Hastings decía que un periodista nunca está off the record. Aquí haría un matiz. No es que todo lo que hagas deba de ser materia de un reportaje, el asunto es que NUNCA debes de olvidarte de que eres un periodista. Todo el tiempo, a todas horas, las personas que te rodean sabrán que eres un periodista y tú debes ser consciente de que la información que recibas (sea on ú off the record) es parte de tu trabajo. Después ya sabrás que haces con ella. Lo importante es que seamos responsables de ello.

10. Learn to embrace rejection as part of the gig. Keep writing/pitching/reading.
“Asume que el rechazo es parte de tu trabajo. Continúa escribiendo, vendiendo historias, leyendo).

Por cada historia grande que tenemos, hay otras 10 o quizá 15 que se han quedado en el tintero. Muchas veces -muuuuchas veces- te dirán que no. Pero no debes de perder las ganas de hacerlo.

Anuncios